diumenge, d’octubre 21, 2007

El negro de Frankfurt

L'altre dia se'm va acudir un petit relat que vaig penjar en un blog semi-clandestí. Me'l llegeixo i rellegeixo i cada cop m'agrada més. Li vaig dedicar al mític senyor Abreu i a un dels seus lectors [1 i 2], i sembla que ha despertat la seva curiositat de cap de setmana desvagat, ja saben; aquella curiositat que només apareix en dies d'avorriment. Li dedico al senyor Abreu perquè és amant de les faules i de les coses orwellianes. Lamentablement, sembla que no ha entés massa el seu profund significat. O potser és que no l'ha volgut entendre. Sigui com sigui, aquí el tenen. Està escrit en castellà perquè m'ha donat la gana.

EL NEGRO DE FRANKFURT

Al señor Abreu. Al señor Kubichi.


Durante la cena tuve una revelación, una intuición terrible. Un vacío cósmico. A ver cómo lo explico.

Imaginen un boer holandés caminando elegantemente por una selva de Botswana. Delante suyo un pedazo de negro enorme abre a machetazos un camino entre la inmensidad. De repente se encuentran a un despreocupado pigmeo sentado de cuclillas, urgando la tierra en busca de gusanos u hormigas. El pequeño hombrecillo negro levanta la mirada y observa unas botas brillantes y luego unos pantalones blancos abombados, un revólver en la cintura, una guayabera desabrochada, ¡pelos en el pecho!, y un rostro a la sombra de un sombrero de explorador de la selva.

Y el boer holandés anuncia al negro diminuto;
—Eres alto, eres blanco y eres partidario del apartheid.

No sólo revela esta verdad al pobre negro de la selva, sino que también acude a las tribunas, a los telégrafos, a los periódicos y anuncia que ese jodido negro bajito no es negro ni es bajito, sino alto, blanco y rubio, y que además es partidario del apartheid. ¡Descubierto un ejemplar de nazi de la selva! La noticia pronto recorrerá el mundo, de Berlín a Nueva York.

El pequeño negro infeliz, un par o tres de años más tarde, acude a una cena en una ciudad alemana. Está lleno de editores. El negro sigue buscando gusanos y hormiguitas en el parqué del restaurante. Nadie lo menciona, pero todos saben que es alto, rubio y partidario del apartheid, y lo odian por ello, le temen y le desprecian. El pequeño negro no entiende nada o quizá lo entiende absolutamente todo. No tiene defensa alguna. Empieza a creer que es alto, rubio y partidario del apartheid. Y se odia por ello. Y odia por ello.

2 comentaris:

El veí de dalt ha dit...

Aquests negres que dius, abunden als congressos d'editors, oi?

subal ha dit...

Benvolgut Veí de dalt. Aquest text és simlpement un conte que em vaig inventar per escatir un sentiment que em va soptar en un sopar d'editors. No es pensi que ningú em va fer un lleig ni res similar... simlpement vaig notar una sensació estranya, segurament un instint erroni, però instint al cap i a la fi... El petit negre, en aquest cas, era la meva personeta. Però deixi'm insistir; ningú em va tractar malament ni res, eh... potser ha estat un error publicar-lo a la Perifa, no ho sé.

salut!