dijous, de setembre 06, 2007

País

llegeixo a El País;


Hitler Adonys Rodríguez Crespo, Max Donald, Yan Karll, Usnavy, Usmail, Superman, Makgiber, Yuvifred, Genghis Khan o Nick Carter Backstreet Boys no serán aceptados en un futuro como nombres para los venezolanos, de aprobarse el proyecto de Ley Orgánica del Registro Civil que reposa en los archivos de la Asamblea Nacional.

El texto, en su artículo 106, prohíbe a los registradores aceptar que los declarantes de un nacimiento coloquen a los niños "nombres que los expongan al ridículo; sean extravagantes o de difícil pronunciación en el idioma oficial [español]; contengan variantes familiares y coloquiales que denoten una identificación confusa o que generen dudas sobre su sexo". La razón de la restricción, según la misma norma, es "preservar el equilibrio y desarrollo integral del niño, niña o adolescente".

La propuesta ha despertado no pocas reacciones. La ex ministra de la Familia Mercedes Pulido de Briceño advirtió de que calificar un nombre de "ridículo o extravagante" es muy subjetivo y difícil de aplicar. "¿Quién establece qué es ridículo y qué no? ¿El registrador? Creo que lo que se necesita es un sistema de Registro Civil, el cual debería ser autónomo y no político".

El sociólogo y profesor universitario Amalio Belmonte opina que la prohibición es una arbitrariedad que pretende intervenir en la decisión de los padres. "El Gobierno se quiere reservar el derecho de decidir sobre una potestad paterna. Es una intromisión, un intento de invadir la vida privada", señaló.

En el Estado petrolero de Zulia, al occidente de Venezuela, es donde el borrador ha provocado las más airadas reacciones populares, debido a que en esta zona, fronteriza con Colombia, es tradicional que los padres coloquen nombres inusuales a sus hijos recién nacidos.

La tradición, según especialistas, es centenaria y tiene sus orígenes en la influencia que los extranjeros tuvieron en la región, donde se halla el tercer puerto en importancia de la nación latinoamericana. Precisamente, es este Estado en donde más partidarios encuentran los partidos opositores al presidente venezolano, Hugo Chávez. Los habitantes de Maracaibo, la capital de la entidad, son famosos en todo el país por sus nombres.

Durante décadas, estuvo de moda que los niños tuvieran nombres de filósofos o pensadores griegos como Sócrates y Aristóteles. Con el auge de la industria petrolera y el arribo de los nombres de negocios estadounidenses, británicos y holandeses, también llegó la moda de bautizar a los más pequeños en honor de los extranjeros.

La televisión y el cine también han aportado lo suyo, por lo que no es de extrañar que en el Registro Electoral venezolano se encuentren 10 Superman González. Más recientemente, los zulianos y muchos venezolanos, en especial los de bajos recursos económicos, recurren a mezclar algunas letras de los nombres de sus parientes para crear uno nuevo.

El proyecto de ley también contempla crear un listado con los 100 nombres más comunes del país, para ofrecerles a los progenitores alternativas en el momento de registrar a sus hijos. El archivo se iría actualizando año a año.



Vale, chévere, oquei. El mateix individu que prohibeix noms per extravagants i ridículs, és el mateix que redacta l'article 18 del projecte de reforma de la Constitució Super funky i Bolivariana, que diu que vol canviar el nom de Caracas per La Cuna de Bolívar y Reina del Guaraira Repano. M'humitejo els dits i passo pàgina del diari. Remugo; país! Quan hauria de dir països!

5 comentaris:

miq ha dit...

Entre els cubans, també s'estila això de l'"Usnavi" i d'altres combinacions ben sorprenents.

subal ha dit...

Cert. Penso en aquesta noticia i veig que dona per molt. Franco també va esborrar del mapa noms propis com Llibert o Llibertat, o Lenins, o tots aquells noms tan funkis dels anarquistes de la República.

Això de prohibir noms és un gest dictatorial, malgrat que els noms siguin... rars i estranys. Què sé jo... m'hauria de dir Ibàñez, enlloc de Subal Quinia? És absurd, absurd!! Ganes de tocar els pebrots, vaja.

I no es pensi, a mi noms com Usnavy o Superman no m'agraden gens, però el pueblo soberano foti el que li abeleixi, que prous problemes té el país com per anar combiant els noms de la gent, o de la ciutat!! Què m'en diu del nom de merda que li vol posar a Caracas? Caracas no és un nom antirevolucionari, és el nom dels indis que habitaven la vall abans dels espanyols...

En fí, em fotria un fart de riure, però no puc.

Salut Miq... Això de Miq, per què no es posa Jordi García?

dErsu_ ha dit...

I dErsu_? també serà prohibit el bonic nom de l'amic dels tigres?

subal ha dit...

dErsu_? quin cony de nom és aquest? Una minúscula abans que una majúscula? No, no, vostè es dirà Toni Ibàñez a la República Bolivariana de Venezuela.

migespike jonze ha dit...

BEING TONI IBÀÑEZ

Diga que sí, senyor Subal: una pàtria tota feta de Tonis Ibàñez. Una autèntica 'egonomia', on el Jo seria l'única llei; una bucòlica nació --Ègogla, podria anomenar-se--, una 'egoland' a l'estil dels parcs temàtics de Lego (els 'Legoland' de Billund, Windsor, Günzburg o Carlsbad). En el país dels Ibàñez, l'E-banyes seria el guerxo rei. Jo, per la meua banda, em reservo la funció d'egòleg: dedicat en cos i ànima a l'estudi de la forma exterior i interior de l'Ègogla supranacional.

Postdata: Aquest comentari s'ha fet tot i el perill d'acabar en un 'post' del bloEgO
Entrellum.